Cojones y corazón

We have arrived at the Mamey Hour. Se nos llenó el cuarto de agua. Pa’ tras ni para coger impulso. Al carajo albañiles, se acabó la mezcla. Nos llegó la dolorosa y no la podemos pagar.

Más claro no canta un gallo. El gobernador Alejandro García Padilla finalmente encontró un buen par de pantalones y le dijo a Washington que la deuda es impagable. Bien hecho. Da paso a negociar con el captor.

Puerto_Rico_01

¿Y que contestó Washington? Not my problem, Puerto Rico. We ain’t going to send you a cavalry nor rescue you like Richard Gere did Julia Roberts in Pretty Woman. We choose to ignore you, act like we don’t know you, like you are a dirty pair of underwear we found in the back of a closet. Even though we are partly responsable for the problem. ¿That 1920’s Jones Act—a tad unfair, no? No of course we don’t still think of you a la Cornelius P. Rhodes:

Porto Ricans are beyond a doubt the dirtiest, laziest, most degenarate and thievish race of men inhabiting this sphere. It makes you sick to inhabit the same island with them. They are even lower than Italians.

Of course they don’t. And I have a fine bridge in Brooklyn to sell you.

Sálvese quien pueda.

La Guagua Aérea ahora es una Pisa y Corre de los cielos. La gente se monta como bacalaítos en Loíza—friendo y comiendo. A maletazo limpio familias enteras abandonan el barco, que se hunde a paso del Titanic. Desechan como bolsa casas, carros y cualquier otra propiedad al banco y, al montarse en Jet Blue, se encomiendan al Dios de los Diasporicans.

Mientras tanto, nuestros políticos juegan a Nerón, tocando un güícharo partidista mientras que San Juan arde. La letanía a ritmo de decima: Yo no fui. Que fue aquel. No elijan al “heir” del Mesías.” El embustero es el del bigote finito, el que parece alemán. Y que hacemos con Agapito, el que quiere ser Superman. Y en medio de todo este avispero de mediocres: la tal pastora de pacotilla Wanda Rolón y su desfalque evangelista.

¿Los autores de este desastre? Desde Luis Muñoz Marín en adelante (todos, independiente de color) se aprovecharon de la política de dependencia de los gringos y llevaron a Puerto Rico a este vertedero económico que amenaza con dejarnos como Grecia. Esta es una parábola de estupidez y avaricia.

800px-Luis_Muñoz_Marín

Desde la Diáspora vemos lo que ocurre en la isla como una película de terror. Nos tapamos los ojos—para obviar lo indiscutible. Nos sentimos sin las herramientas para ayudar. Muchos nos dicen que hemos abandonado el barco como ratas. Que somos la peor clase de traidores. Nothing can be further from the truth.

Irse no es fácil.

Roberto José Rosa Maldonado, 28, dejó la isla recientemente para probar futuro en Virginia. Escribió un poema que ahora navega en Facebook. Y dice así, con palabras que cualquier diasporican entiende:

Que trate de hacer lo posible
dentro de las oportunidades ofrecidas.
Que siempre aposte a mi isla,
Pero es que otros la tenían vendida.
Que sueño con algún día regresar,
Aunque sea para morirme.
Que vivir acá en el Norte,
Es más duro de lo que parece.
Que Don Albizu Campos dijo
Que la Patria es valor y sacrificio.
Pero yo me atrevo a decir
Que pa’ dejarla hay que tener cojones y corazón.

Es ahora que nosotros los que estamos fuera y tenemos la visión de ver la mierda desde la distancia y la falacia del sistema actual debemos unirnos a cambiar drásticamente la situación. Nuestra isla necesita de nuestra ayuda. Estando allá o acá. Llegó la hora. No hay de otra. La voz de la Diáspora tiene que convertirse en grito que se escuche. La caballería somos nosotros mismos. Cojones y corazón.

***

Susanne Ramírez de Arellano_monicafelix-7 (1) Susanne Ramirez de Arellano is the former News Director for Univision Puerto Rico and a writer and journalist living in New York City. She has a blog in El Nuevo Día called Dos Caminos y Una Subversiva. Comments can be sent to her email. You can follow Susanne on Twitter @DurgaOne.

email
, ,

Leave a Reply