Forjando una Agenda de Lucha en la Diáspora Boricua

(Ricardo Mangual/Flickr)

(Ricardo Mangual/Flickr)

COMUNICADO DE PRENSA

¿Qué les pasa a los Puertorriqueños, que no se rebelan?
— Ramón Emeterio Betances

En julio de este año un grupo de activistas Puertorriqueños en Nueva York hicimos el planteamiento de que, en estos momentos del colapso de la estructura económica de la colonia en Puerto Rico y cuando las casas financieras y los lobos de Wall Street continúan su ataque a la clase trabajadora y el pueblo en general, se abría la posibilidad de que desde acá en Nueva York generáramos un movimiento de denuncia a los ataques del capital financiero contra nuestro pueblo. Además de plantear que la deuda es impagable dijimos que siendo esta la Meca de Wall Street, del capital financiero y símbolo del capitalismo mundial, es mucho lo que podemos mover en términos de la denuncia y la opinión pública. Y que este es un momento histórico único y presenta la oportunidad de educar, denunciar y avanzar en la causa de la lucha por la independencia y la justicia social para Puerto Rico. Esta posición no es nueva ya que ha sido parte de la historia de lucha de los Boricuas de acá desde que EEUU invadió a Puerto Rico.

La memoria histórica nos sirve para valorar que las grandes conquistas alcanzadas por nuestras comunidades son producto de décadas de luchas sociales generadas desde la calle y de manera militante, por organizaciones comunales y por organizaciones políticas con plataforma de independencia.

Ahora en octubre un grupo de puertorriqueños que piensa hablar y desarrollar una agenda de trabajo a nombre de la diáspora (exilio) boricua en Estados Unidos, escogen efectuar un encuentro en la ciudad de Orlando, Florida. Esto ante el hecho fáctico de que hay una enorme cantidad de compatriotas que se han radicado por esos lares en los pasados 10 años.

Dicen que con ellos se ha traslado el poder boricua a esa región de Estados Unidos. Ciertamente, habrá que precisar de qué poder estamos hablando y cuan cierta, materialmente hablando, pueda ser esa aseveración cuando la diáspora, que lleva años en este país y que cuenta con mas de 4 millones de Boricuas, se encuentra concentrada en diferentes estados y regiones de los EEUU.

Podemos considerarnos exiliados en el sentido de que hemos sido empujados a salir fuera de nuestro país, ya que el régimen colonial no puede garantizar, pan, trabajo, seguridad, educación y salud a sus ciudadanos y la opción de la emigración masiva, hoy como en el pasado, sirve de válvula de escape para tratar de contener una explosión social en ciernes.

De pronto parece que el interés primordial es desarrollar un nuevo mollero político-electoral en la Florida mediante la inscripción de votantes. Es por eso que para allá van los Congresistas Gutiérrez, Velázquez, Serrano y otra cantidad de boricuas electos a puestos políticos en varios estados de EEUU. Se le han sumado decenas de directores ejecutivos de organizaciones comunitarias y sindicatos, con conocidos vínculos con el Partido Demócrata. Igualmente asistirán varios políticos electos y representantes del gobierno colonial, especialmente de la oficina de asuntos federales del ELA. Esa es la forma que entienden los organizadores del evento que se debe movilizar la diáspora; ahí estriba el poder boricua, según ellos y ellas.

Cierto que no dudamos del interés genuino de ayudar a Puerto Rico que les motiva a caminar en esa dirección. Han expresado que piensan que de esa manera van a persuadir al imperio y a los bonistas de cambiar su política sobre Puerto Rico. Utilizarán esa plataforma para plantear al gobierno de los Estados Unidos que es su responsabilidad rescatar a Puerto Rico de su crisis fiscal.

El tema de la excarcelación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera también será parte de la agenda en el tópico de los derechos humanos y en este punto estamos todos de acuerdo. La liberación de Oscar es una prioridad para todo nuestro pueblo.

Y aunque reconocen que hay un problema colonial, han dicho que no van a abordar el tema del estatus en aras del mayor de los consensos. En otras palabras el estatus no está en issue.

No creemos que sea justo negar el derecho que tienen esos hermanos boricuas a reunirse y a desarrollar una agenda de trabajo, pero de ahí a decir que esa es la agenda de la “diáspora” boricua, pues tampoco es precisamente así.

También se están gestando en Nueva York y en otras ciudades plataformas de acciones militantes y de desafío a las casas acreditadoras, a los fondos buitres, al gobierno federal y al gobierno colonial del ELA. Estas acciones se están convirtiendo en un esfuerzo colectivo que comienza a tejer y puede construir un modelo organizativo de lucha social con la bandera de la lucha de liberación nacional y justicia social para nuestro pueblo.

Existe un movimiento que crece cada día y que plantea el derecho de los boricuas en el exilio a luchar por un mejor Puerto Rico, libre de la subordinación colonial y en pleno ejercicio de sus poderes como país soberano.

Call to Action on Puerto Rico/Llamado a la Acción por Puerto Rico y los diferentes grupos que se van organizando sobre bases similares planteamos:

1. Que la deuda es impagable

2. Que en todo caso son las corporaciones extranjeras que operan en nuestro país las que nos deben, pues en los últimos 20 años se han llevado sobre 600 mil millones de dólares en ganancias de capital, sin tributar por los mismos.

3. Que el costo social del aumento en el IVU, reducción de jornada laboral, reducción de servicios de educación y salud al pueblo, eliminación de conquistas laborales, el desmantelamiento del sistema de retiro, entre otras medidas recesivas, van en detrimento de la calidad de vida y del mismo desarrollo estratégico de la economía del país y no sería una solución al problema.

4. Que la situación de subordinación política de Puerto Rico como colonia de los Estados Unidos, atraviesa el problema, siendo la Independencia la ficha de destranque para crear las posibilidades de llegar a una solución beneficiosa para nuestro país.

5. Que el informe de Anne O. Krueger no debe ser guía para la solución pues ella proviene de las instituciones financieras mundiales que generaron la política neo liberal de la cual algunos de nuestros países ahora se han liberado mediante el desarrollo de políticas económicas soberanas que priman el beneficio social colectivo por encima del lucro avaro del capital corporativo y financiero.

6. Que el problema de fondo es el Estatus colonial de Puerto Rico. A ese respecto la resolución de la ONU adoptada el 22 junio de 2015 plantea que : “la condición de subordinación política impide tomar decisiones soberanas para atender los graves problemas económicos, y sociales de Puerto Rico, incluidos el desempleo, la marginalización y la pobreza.”

Entendiendo que este es un momento histórico único que presenta la oportunidad de educar, denunciar y avanzar para lograr la independencia y la justicia social para Puerto Rico nos esforzaremos en concretizar el trabajo iniciado para ampliar y dar continuidad a un plan de lucha escalonado en esa dirección.

Ha llegado el momento de la suprema definición, o Yanqui o Puertorriqueño.
— Don Pedro Albizu Campos

¡Vamos Palante!

Call to Action on Puerto Rico/Llamado a la acción por Puerto Rico

Para más información contactar a:

Lourdes García: 917-650-5189
David Galarza: 917-573-9250
Manuel E. Meléndez: 347-993-0429

email
, , ,

Leave a Reply