Declaration of International Encounter on Good Life [Sumak Kawsay], Plurinational State & Interculturality in Latin America

Between November 20 and 22, scholars, activists, students, film directors and community organizers met in Otavalo, Ecuador for the first “International Encounter on Good Life [Sumak Kawsay], Plurinational State, and Interculturality in Latin America.” The event was covered by several media outlets, including Ecuador’s TVNAPAK and Taiwan’s Mata!.

The conference explored the way in which notions of the “Good Life”, based on the Kichwa concept of “Sumak Kawsay,” are being implemented in Latin America, where several countries, like Ecuador and Bolivia, have incorporated them in their constitutions.

Programa BUEN VIVIR_Page_1

At the end of the encounter, the participants released the following declaration in Spanish. In it, they conclude that new Latin American constitutions that have incorporated the concept of “Sumak Kawsay” have strengthened the rights of indigenous and Afrodescendant populations in the region, but that there is still a long way to go. The declaration is critical of the appropriation of the “Sumak Kawsay” to justify projects that focus on “progress” based on the growth of the extractive industries that perpetuate a colonial and capitalist development model. They also insist that a true plurinational and intercultural model must include real dialogue and respect for indigenous and Afrodescendant judicial and educational practices.

 

Declaración del I Encuentro Internacional
sobre el Buen Vivir, Estado Plurinacional e Interculturalidad en Latinoamérica

Los abajo firmantes, a título personal, apoyamos la Declaración del I Encuentro Internacional sobre el Buen Vivir, Estado Plurinacional e Interculturalidad en Latinoamérica, desarrollado los días 20, 21 y 22 de noviembre de 2014 en la ciudad de Otavalo, Ecuador.

Todos los que participamos en este Encuentro queremos agradecer a la numerosa ciudadanía que nos acompañó en nuestra discusión. Todos juntos, representantes de movimientos indígenas y afrodescendientes, académicos y estudiantes, activistas y creadores visuales, participamos en un ambiente de confianza y apoyo para crear un espacio de diálogo intercultural que nos permitiera intercambiar ideas y debatir de manera crítica sobre los nuevos conceptos que promueve la Constitución Ecuatoriana de 2008: interculturalidad, plurinacionalidad y buen vivir.

Nuestro Encuentro buscó definir las nociones de buen vivir, plurinacionalidad e interculturalidad en América Latina, con el fin de establecer un “estado de la cuestión” desde diferentes ámbitos: educación, ciencia política, derecho y justicia, políticas estatales. Las exposiciones privilegiaron el estudio de casos concretos que se enfocaron en la realidad del terreno para confrontarla con los nuevos textos constitucionales latinoamericanos y su aplicación a través de las actuales políticas públicas.

Reconocemos que las ideas de Sumak Kawsay (entre los Kichwas de Ecuador y Perú), Sumak Qamaña (entre los Aymaras de Bolivia) y Ubuntu (entre las poblaciones afrodescendientes) afirman una cosmovisión similar de la vida, las relaciones humanas y las relaciones con la naturaleza, basadas en la plenitud, el respeto y la armonía. Estas ideas de vida en plenitud y armonía pueden ser comprendidas también como horizontes críticos y en cierto sentido, horizontes de lucha social, en la construcción democrática de nuestras sociedades en distintos países de América Latina.

Es necesario crear no solo una nueva sociedad, sino una forma de civilización distinta a la actual. Es necesario despojarnos de los modelos extractivistas del desarrollo económico basados en la explotación petrolera, o de cualquier otra índole, depredadora de la naturaleza. Es necesario abandonar, además, el consumismo individualista como pobre sustituto de la felicidad; tenemos que avanzar hacia la construcción de sociedades no racistas, efectivamente interculturales y plurinacionales en sus sistemas de administración de la justicia, en sus políticas de educación, y en el diseño y aplicación de sus políticas públicas desde un estado plurinacional. Lograr el Sumak Kawsay (una vida de plenitud) supone la formación de sociedades efectivamente plurinacionales y pluriculturales, lo cual todavía, en los hechos, supone muchísimos desafíos. Es necesario pasar del discurso propagandístico del “buen vivir” al cuestionamiento concreto de cómo se acumula y concentra el poder político y económico. El modelo presidencialista de gobernar y el capitalismo colonial deben entenderse como un obstáculo al Sumak Kawsay.

En definitiva, a partir de las ponencias y debates realizados compartimos las siguientes conclusiones:

1. Nuestro encuentro ha permitido detectar una contradicción fundamental que atraviesa todos los campos analizados y debatidos. Esta contradicción gira en torno a lo que se entiende como “buen vivir”. Por un lado, se concibe “buen vivir” como una nueva modalidad del llamado “progreso”, es decir, del modelo de desarrollo propuesto por un capitalismo colonial que sigue basado en el extractivismo y la destrucción de la naturaleza: se mantienen viejos modelos bajo nuevas apelaciones. Asimismo hay una práctica del poder que limita la participación: las instituciones también quedan enmarcadas en viejos paradigmas. Por otro lado, están las cosmovisiones  de la vida  de los pueblos originarios y afro-descendientes ecuatorianos, que  luchan por el equilibrio dinámico entre  espiritualidad/materialidad, tierra/cosmos desde una democracia basada en el dialogo colectivo.

2. Los conceptos de Sumak Kawsay, Ubuntu e Interculturalidad son parte del desarrollo histórico de los pueblos indígenas y afrodescendientes de la región, cuyos procesos de resistencia han contribuido a la profundización de estos conceptos. Estas ideas nos convocan a la construcción de un nosotros verdaderamente inclusivo. El Sumak Kawsay, la Interculturalidad Crítica y la Plurinacionalidad son únicamente posibles en sociedades democráticas que buscan el bienestar integral, incluso espiritual de los pueblos, por lo tanto es necesaria la búsqueda de alternativas a las formas de explotación del capital depredador que supere la crisis civilizatoria.

3. El nuevo constitucionalismo latinoamericano de Ecuador y Bolivia ha fortalecido los derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes; sin embargo, en su parte orgánica de organización del poder ha fortalecido el presidencialismo que es incompatible con la democracia comunitaria e intercultural.

4. Existe diversidades de justicias indígenas que conforman el pluralismo jurídico de la región. El Estado debe respetar la administración de la justicia indígena en todas las materias sometidas a su consideración; de la misma forma, la justicia ordinaria debe convertirse en una justicia intercultural y multilingüe para superar el racismo y la discriminación.

5. Los pueblos indígenas no contactados de la región amazónica, especialmente Taromenane y Tagaeri en Ecuador, deben ser respetados en su forma de vida en aislamiento.

6. Los principios de la educación de los pueblos indígenas y afros del Ecuador constituyen una base primordial a ser respetada en todas sus formas e instituciones conforme al modelo intercultural estipulado en la misma Constitución.

La situación preocupa, pues a pesar de ciertos avances, las continuidades con viejos discursos/modelos/paradigmas están visibles tanto en el Ecuador como en las demás regiones latinoamericanas, las cuales también sufren de problemas similares.

La democracia se construye participando de manera crítica y en ese ejercicio con esta declaración ponemos en práctica el derecho constitucional a opinar y expresarnos libremente sobre la situación de nuestros países latinoamericanos. Finalmente hacemos un llamado a apropiarnos del proyecto colectivo de construcción del Sumak Kawsay, del vivir de manera plena, bajo la necesidad de construir una sociedad verdaderamente inclusiva, plural e intercultural.

Patricia Gualinga, Ecuador
Consuelo Fernández-Salvador, Ecuador
Marcela Isabel Valdata, Argentina
Carlos Fontes, Estados Unidos
Pocho Álvarez, Ecuador
Roberto Gargarella, Argentina
Fritz Deshommes, Haití
Juan Montaño, Ecuador
Adriana Rodríguez, Ecuador
Juan Carlos Grijalva, Ecuador
Natalia Sierra, Ecuador
Luis A. Marentes, México/Estados Unidos
Silvina Ramírez, Argentina
Stella Maris García, Argentina
Javier Lajo, Perú
Emmanuelle Sinardet, Francia
Alberto Acosta, Ecuador
Luz María de la Torre, Ecuador
Grazia Trentini, Italia/Ecuador
Lizardo Herrera, Ecuador
Carlos de la Torre, Ecuador
Rubén Chababo, Argentina
Michael Handelsman, Estados Unidos
Ramiro Ávila Santamaría, Ecuador
Luis de la Torre, Ecuador
Miguel Alvear, Ecuador
Rocío Cachimuel, Ecuador
Luis Fernando Sarango, Ecuador
Carlos Jáuregui, Estados Unidos
Ariruma Kowii Maldonado, Ecuador
Pablo Ospina, Ecuador
Renato Athias, Brasil
Catherine Walsh, Ecuador
Agustín Grijalva, Ecuador
Floresmilo Simbaña, Ecuador
Carlos Herrera Vacaflor, Argentina
Ricardo Holcer, Argentina
Hugo H. Rabbia, Argentina
Blanca S. Fernández, Argentina
Clara Matamoros, Ecuador
Alejandra Albán, Ecuador
Juan Ignacio Azcune Roletto, Argentina
Francisco Henao Bohórquez, Colombia
María José Grillo. Argentina
Florencia Puente. Argentina
Abraham Alonso, México
Tomás Rodríguez León, Ecuador
Ileana Soto Andrade, Ecuador
Fabián Espinosa, Ecuador
Cecilia Miño Grijalva, Ecuador
Sergio Enrique Hernández Loeza, Ecuador
Cesar Cárdenas Ramírez, Ecuador
Diego Andrés Parra, Ecuador
Tercio Jacques, Brasil
Teresa Peña Jordán, Puerto Rico
Gloria Alicia Caudillo, México
Guadalupe Rivadeneira Núñez, Ecuador
Leonor Jurado Laspina, Ecuador
Alex Cáceres, Ecuador
Johanna Romero, Ecuador
Esteban Donoso, Ecuador
Darwin Terán, Ecuador
Lourdes Solórzano, Ecuador
Santiago Girón Rea, Ecuador
Valeria Noboa Jaramillo, Ecuador
Armando Muyolema, Ecuador
Julio Yuquilema, Ecuador
José Manuel Gualoto, Ecuador
Carolina Ortíz Fernández, Perú
Maria Amparo Sotomayor, Ecuador
Rosa Erráez, Ecuador
Elizabeth Romero, Ecuador
Mario Madroñero, Colombia
Rocío Fuentes, México

email
, ,
0 comments